Viajar al sudeste asiático

Viajar al sudeste asiático es toda una experiencia: sea a Phuket, Bangkok, Myanmar o Camboya nunca vas a olvidar esos paisajes de película.

Playas paradisíacas, increíble gastronomía, gente entrañable… Encontrar dónde y cuándo viajar puede ser la mayor dificultad a la hora de pensar en el viaje.

Pero dado que es una región nueva y es un ritmo de vida al que no estamos acostumbrados en nuestras ciudades europeas, es muy probable que acabemos enfrentándonos a situaciones complejas en las que podamos sentirnos abrumados o incómodos, muchas veces sin saber qué hacer o cómo comportarnos.

A continuación, en esta sección analizaremos a fondo el hecho de viajar al sudeste asiático.

Si lo que te interesa son las rutas que puedes hacer, visita nuestra sección Rutas por Asia.

Si en cambio quieres conocer más sobre un país en concreto, puedes visitar la sección Países de Asia

Eligiendo dónde viajar del sudeste asiático

Cada región tiene sus puntos fuertes y menos fuertes. Puede que estemos indecisos a la hora de elegir destino porque nunca antes de tener la idea de viajar al sudeste asiático habíamos mirado información sobre los países que lo componen y las particularidades de cada uno de ellos.

Los territorios que componen el sudeste asiático son: Vietnam, Myanmar, Timor Oriental, Brunei, Tailandia, Camboya, Singapur, Filipinas, Malasia, Indonesia y Laos (en muchos casos también se le añade a la lista Papúa Nueva Guinea y la isla de Taiwan).

A partir de aquí analizaremos las razones que nos ofrece cada localización:

Mapa sudeste asiático
Mapa del sudeste asiático

Razones por las que has de visitar...

Vietnam

  • Su forma alargada – La forma natural de Vietnam nos permite una gran diversidad de paisajes al movernos entre puntos geográficos distantes.
  • 31 parques naturales – Ecoturismo.
  • Clima – Suele rondar de los 25ºC-32ºC.
  • Patrimonio de la UNESCO – la Ciudad imperial de Thang Long en Hanoi, el Palacio Imperial y las tumbas reales de Hue, el casco histórico de Hoi An, los templos de My Son y la Ciudadela de la Dinastia Ho.
  • Asequible económicamente – 20€ de media la noche en un resort de lujo.
  • Poco masificado turísticamente.

Brunei

  • Bosques inexplorados – En el parque nacional de Ulu Temburong, apenas 1km cuadrado está abierto a los turistas, el resto sólo se reserva a científicosy recerca.
  •  Pueblos acuáticos – Como Kampung Ayer, el más grande existente, que nos introduce a una cultura de viajes a través de manglares.
  • Turismo acuático – Arrecifes y peces diversos.

Singapur

  • Multicultural – Con una gran variedad étnica, el ingés es una de sus lenguas oficiales.
  • País ajardinado – Todo un espectáculo pasear por los diferentes jardines que decoran el paisaje allá donde vayas.
  • Facilidad al turista – Oficinas de turismo de calidad, uno de los mejores aeropuertos del mundo y un lugar intermedio en el huso horario del resto del sudeste asiático.
  • Fusión entre antigüedad y modernidad.
  • Uno de los mejores paisajes urbanos nocturnos de todo el sudeste asiático.

Indonesia

  • Contacto directo con la naturaleza – Gran de fauna y flora, terrestre y submarina.
  • Precios asequibles – 150 dólares son aproximadamente 2’5 millones de rupias, por tanto cubrir tus gastos no será excesivamente caro.
  •  Clima de ensueño – Sus islas están ubicadas encima del ecuador, con su correspondiente consecuencia para el disfrute de sus playas.
  • Playas increíbles.
  • Isla de Borneo – Con la mayor reserva de orangutanes del planeta, si te interesa el voluntariado.
  • Destino seguro para las mujeresWoman friendly, para aquellas que queráis viajar solas.

Myanmar

  • Templos y pagodas – Myanmar es el país con más templos y pagodas del sudeste asiático.
  • Poco explotado – Un país muy auténtico que no ha lavado su cara por el turismo excepto en Bagan, Lago Inle y Mandalay y Yangón.
  •  País barato – Unos 25€ al día incluyendo comida y alojamiento.
  • Costa y montaña – Con parte del Himalaya y costas inolvidables.

Tailandia

  • Situación geográfica – Si lo que quieres es hacer una ruta por distintos países, su ubicación es privilegiada
  • Multitud de playas e islas – La forma alargada de Tailandia ofrece una linea de costa con exhuberante vegetación y vida.
  •  País barato – Unos 25€ el día incluyendo comida y alojamiento.
  • Turismo de aventura, ecoturismo y de actividades – Paseos en elefante a la selva, templos, salidas en tuk tuk…
  • Gran diversidad de flora y fauna.
  • Atractivo para inmersiones y snorkel.

Malasia

  • Su selva – Cubre prácticamente tres cuartas partes del territorio, con multitud de especies, entre ellas tigres u orangutanes.
  • Las Torres Petronas – Y Kuala Lumpur, una bella ciudad neurálgica del sudeste asiático.
  • Facilidad para expresarte en inglés.
  • Multicultural 

Laos

  • País auténtico – Poca masificación turística. conserva su esencia cultural.
  • Navegar por el Mekong – Y poder ver en sus aguas a delfines rosas, único sitio junto con Camboya donde puede verse esta especie.
  • Fácil conexión desde otros países asiáticos.
  • Muy barato – Aproximadamente 15 € al día, incluyendo alojamiento (presupuesto mochilero).
  • Cataratas – Muchas cataratas por todo el país, lo que ofrece unos paisajes de postal allá donde mires

Taiwan

  • País más al noreste del sudeste asiático –  En cuanto a lo que cultura se refiere, ya que tiene mucho en común con el entretenimiento más japonés o chino o con su complicidad.
  • Modernos y originales.
  • Turismo de montaña en su vertiente más light – Con su variedad de paisajes, destaca el parque nacional de Taroko. El 60% de la isla está cubierta de bosques.
  • Poco masificado turísticamente.
  • Fácil de visitar – Gracias a su poca dificultad en tramitar el visado o permisos.

Timor Oriental

  • Aguas con la mayor biodiversidad del planeta – En concreto, en la isla de Atauro: Converge toda la fauna marina de las islas, el sudeste asiático y las aguas de Australia.
  • País virgen en turismo
PAÍS EN CONFLICTO RECIENTE

Camboya

  • Templos en medio de la selva – En ninguna otra región del sudeste asiático tendremos la oportunidad de ver los templos de esta manera.
  • Rápido de visitar – Debido a sus dimensiones, es un país que podríamos aprovechar más si tenemos menos tiempo de vacaciones.
  • Islas paradisíacas poco conocidas.
  • Pocas aglomeraciones.
  • Contiene el lago más grande del sudeste asiático – En sus ríos además podremos encontrar especies endémicas como un delfín en peligro de extinción

Filipinas

  • Sus islas paradisíacas por excelencia – Y todo lo que ellas comportan: playas de arena blanca, maravillas submarinas y ambientes idílicos para lunas de miel o vacaciones de desconexión total.
  • Senderismo en los arrozales de Banaue y de Batad – Clasificados en el Patrimonio Mundial de la UNESCO, con unos paisajes increíbles e insólitos parajes.
  • Sin masificar.
  • Turismo de inmersión – Tiburones ballena, corales, peces exóticos…
  • Idioma no muy complicado para los hispanohablantes.
  • Increíble gastronomía – Y comida contínuamente gracias a su “meryenda” y a sus postres fantásticos.
  • Sus formaciones geológicas – Como las Colinas de Chocolate en Bohol, formadas por 1268 montañas simétricas, y las terrazas arroceras de Banaue, amén de poder visitar volcanes.

Papúa Nueva Guinea

  • Sus barreras coralinas – Un espectáculo natural para la vista con miles de especies marinas viviendo en este complejo ecosistema.
  • El sendero Kokoda – 100 kilómetros de recorrido durante 6 días, 10 horas diarias: une las costas norte y sur, atravesando todo el país por medio de la selva tropical.
  • El Sing-Sing – Es una ceremonia protagonizada por música, danza y costumbres de las tribus de las Tierras Altas que dan lugar al evento cultural más importante del país.
ESCALADA DE TENSIÓN POR CONFICTO INDEPENDENTISTA

Cuándo viajar al sudeste asiático

Teniendo en cuenta la tabla de monzones, podemos planear del mejor modo nuestro viaje al sudeste asiático. Aunque las mejores épocas para viajar según el calendario más occidental (España, por ejemplo), serían los meses de vacaciones de verano, muchas veces merece la pena replantearnos los meses que elegiremos para hacer una pausa en el trabajo y hacer coincidir la temporada baja junto con las mejores épocas climatológicas. La calidad de nuestro viaje, la falta de conflicto profesional para demandar esas fechas sumado al ahorro de dinero que supondrá, harán las delicias de nuestra experiencia. 

Tabla de monzones en Asia

Siguiendo la tabla, determinamos los mejores meses para viajar a ciertos países:

  • Camboya: De noviembre a mayo
  • Filipinas: De diciembre a febrero
  • Indonesia: De mayo a septiembre
  • Laos: De diciembre a marzo
  • Malasia: excepto septiembre  durante todo el año, basta con elegir si ir a la parte nororiental o al sudeste
  • Myanmar: de noviembre a marzo
  •  Singapur: marzo, abril y septiembre
  • Tailandia: de noviembre a abril
  • Timor Oriental: de abril a octubre
  • Vietnam: de febrero a abril

Si vas en la mejor época verás imágenes del sudeste asiático como estas

Los timos más comunes en el sudeste asiático

¡Precaución! No se trata de decir que encontraremos una maldad conspiranoica contra nosotros… más bien es sentido común: donde hay turismo hay estafas. Y no sólo en Asia, apuesto que en la capital más cercana a vuestra ciudad se generan cada año más robos que en las ciudades o pueblos menos masificados. El ladrón busca al incauto despistado, al turista.

Puesto que nos toca viajar, en el momento de poner los pies en el suelo nos convertimos automáticamente en el blanco perfecto: no dominamos el idioma local, no conocemos al 100% la cultura, no tenemos noción de los precios y, lo más importante, damos la impresión de tener mucho, mucho dinero o deberíamos llevar el dinero ahorrado para las vacaciones…

¿A qué nos enfrentamos?

Timos y consejos

Vigila el tráfico – Esta es una ciudad nueva y los hábitos cambian, incluso los referentes en la conducción. Puede resultar muy peligroso seguir con el chip mental de tu país. Y ten cuidado con los tirones motorizados que, aunque escasos, alguno se ha visto.
 Tu apariencia destaca – Eso puede dar lugar a dos cosas: la gente quiere acercarse a ti desinteresadamente o quiere acercarse a ti por interés: intenta destacar lo menos posible.
 Los conductores o guías, se ganan la vida… contigo – Si te montas en un transporte privado o un tuk-tuk, etc. es probable que el conductor intente venderte algún paquete o entrada para algún templo o atracción, o que te diga que tu hotel reservado ya no existe para llevarte a otro que él conoce. Desconfía de lo que te digan extraños e infórmate del estado y situación de los sitios que visitarás, muchas veces van a comisión. También puede que intente llevarte a la tienda de un amigo o familiar o que te cuente una triste historia.
 Los ladrones no llevan distintivo – Ten tus cosas siempre visibles, como en cualquier lugar del mundo, hay (aunque no demasiadas) personas dispuestas a aprovechar tu despiste para robarte.
 De este agua no beberé… – Bebe agua embotellada siempre, la mayoría de enfermedades que pueden reventarte el viaje se producen por el consumo de líquido.
 No dejes que nadie se monte contigo en el tuk-tuk – Piensa que el comercio se lleva a cabo en cualquier sitio, incluso ahí.
 Acostúmbrate a regatear – Puede que pienses que es de mala educación hacerlo, pero si te fijas en muchos comercios no se indica el precio o es precio abierto. Es la forma habitual de hacer negocios.
 Evita dar dinero a los mendigos – La pobreza es horrible en cualquier parte del mundo, pero lo que es más terrorífico es la mafia que se esconde en muchos casos detrás. Niños, embarazadas o gente mayor suele ser utilizada por estos grupos para sacar dinero fácil, y lo hacen porque ¡sigue funcionando! Hasta piden que les compres un producto (por ejemplo leche materna) estando confabulados con el dueño de la tienda a la que te conducen. Mucho ojo, no sólo es peligroso sino que mantendrás este tipo de delincuencia.
 Las dos colas en los templos – La cola más corta suele ser la más cara… y la de los turistas. Si quieres ahorrar el mucho dinero de más que pagarás, haz cola como los locales.
 Comprueba que los envases de agua cuesten de abrir por primera vez – Algunas veces te puedes encontrar con vendedores de dudosa calidad que rellenan las botellas con agua del grifo. Está en juego no sólo que te engañen, sino tu salud.
 Mucho ojo al alquilar una moto – Nunca le dejes tu pasaporte a NADIE, estás sujeto a que tengas que hacer lo que te pidan. Hay algunos dueños que te piden dinero por daños que no has ocasionado y existe incluso la estafa en la que te la alquilan y te siguen. Cuando aparcas y te despistas, con un segundo juego de llaves, te sustraen la moto y luego te piden al llegar a la tienda que se la pagues.
 Vigila tu equipaje al cruzar la frontera de un país – Para pasar narcóticos en las aduanas de algunos sitios, algunas personas utilizan el equipaje de turistas. Esto puede ser con o sin tu consentimiento. Pueden ofrecerte un trato económico (y cometerías un delito que en Asia puede llegar a arruinarte la vida) o colártelo en la maleta. Es bueno envolver el equipaje en papel transparente y hacer una marca para darte cuenta de la manipulación.
 Si alguna supuesta autoridad te registra la maleta, que sea delante de ti – Siempre pueden manipularla, por lo que es de ser cautos el estar presente y grabarlo si es posible.
 Si alguna “autoridad” te pide un extra, no te sorprendas – Sobretodo en aduanas, es una práctica común para ganarse un sobresueldo. Si encuentras el mismo caso en la calle, asegúrate de que sea una autoridad, es común el encontrarte con timadores disfrazados.
 Oficinas de turismo muy sospechosas – Todas falsas, con los precios hinchados y te facilitarán información sobre el mal estado del país o el cierre de tu hotel si es de noche, rápidamente ofreciéndote alguna cara alternativa. Puede que incluso el falso agente de antes te haya indicado su ubicación. Desconfía.
 El magnate de las joyas – No, no eres un negociador tan bueno o has tenido suerte. Los tratos por exportación de piedras preciosas son muy comunes… y todos son timos. Como dice un refrán español, nadie da duro a dos pesetas.
 Evita la noche o al menos, la noche junto con los callejones solitarios – La noche es  escenario internacional en donde suele subir el índice de criminalidad.
 Madruga – Cuanto más temprano, menos temperatura y menos gente: mejor turismo.
 Báñate pero con un ojo donde tengas la toalla – No dejes a la vista las cosas que más te importan: tu ropa, tu dinero, tu teléfono y tu documentación. Escóndelos o llévalos contigo en una bolsa impermeable y sumergible.
 Evita animales salvajes o insectos – Nunca manipules o juegues con animales por tu cuenta: estás en un país extranjero, muchos animales son venenosos y no querrás acabar hospitalizado. Este es un punto muy serio. Si te muerde/pica ALGO, fíjate en lo que te ha agredido: cada veneno tiene su antídoto. Utiliza un repelente donde hayan muchos mosquitos.
 No hables de política y se prudente con la religión – Son los temas que más disputas crean en cualquier parte del mundo y en algunos sitios puedes acabar en la cárcel incluso.
 Respeta para que te respeten – Verás muchas cosas que te cabreen, que odies o con lo que no estarás de acuerdo: machismo, crueldad, falta de ética… Nadie dijo que respetar significase que tratarías con un comportamiento del que te sentirías orgulloso, más bien al contrario. Estás en un país extranjero y hay cosas con las que deberás mirar a otro lado e ignorarlas. Es muy duro pero necesario.
 Descárgate los mapas de las ciudades que visites – Evitarás depender de la conexión a internet y eso puede salvarte en más de una ocasión.
 Lleva contigo un rollo de papel higienico – Agradecerás este consejo en algunos países.


Viajar al sudeste asiático


Viajar al sudeste asiático

10 Consejos rápidos para viajar al sudeste asiático

1- NO INTENTES VERLO TODO

Cada persona tiene una percepción de lo que puede ser imprescindible de ver y la experiencia es tuya, por lo que has de valorar si merece la pena sacrificar el tiempo de disfrute para trasladarte a otros lugares. El objetivo es disfrutar, no ir a todos los sitos que te marque la guía.

2- EMPÁPATE DE LA CULTURA Y DE LAS PERSONAS QUE CONOZCAS

Disfrutarás más de la estancia si te sumergespor completo en el ambiente que te rodea, pero siempre con respeto. Viajar a Asia es una experiencia única:

3- NO TENGAS MIEDO A EXPLORAR

Aquí el ritmo de vida es completamente distinto: baja las revoluciones y acércate hacia aquello que te llame la atención. Perderse un poco está permitido.

4- ATRÉVETE A PROBAR

El sudeste asiático no suele estar a la vuelta de la esquina y si descubres algo (comida, algún deporte, actividad…), si te llama la atención, piensa que puede que no vuelvas a tener oportunidad de probarlo.

5- VIAJA LIGERO

Viaja cómodo, camina rápido y no te canses. Cuantas menos cosas lleves, mejor te moverás y menos te tendrás que preocupar que te desaparezca algo.

6- NEGOCIA LOS PRECIOS

Puede que en tu país de origen los precios estén establecidos pero en el sudoeste de Asia, la mayoría de comercios, mantienen un precio abierto. No pierdas la oportunidad, por vergüenza, de ahorrar unas monedas. 

7- ACOSTÚMBRATE A MADRUGAR

Para evitar que la noche se te eche encima sin haber disfrutado lo suficiente del día, haz un esfuerzo y levántate más temprano. Si te resulta complicado, siempre te puedes echar una cabezada más tarde…

8- COME EN LA CALLE

Viajar a Asia es pura experiencia: buena comida, fresca y ¡barata!

9- VISTE CÓMODO

Las prendas ligeras te protegen del calor, de la humedad y de las rozaduras, lo que mejorará tu experiencia del viaje.

10- NO PARTICIPES DE  ATRACCIONES CON ANIMALES QUE PUEDAN SER VÍCTIMA DE EXPLOTACIÓN

El fomentar este tipo de actividades no sólo le restan autenticidad al espíritu salvaje, dañan al animal y fomentan unas actividades comerciales poco éticas. ¡Contribuye al medio ambiente y protege los espacios naturales, negándote a participar! 

Viajar al sudeste asiático
5 (100%) 1 vote